Inicio Entrevistas Luis García, LG

Luis García, LG

 

La primera vez que coincidí con Luis fue un día de otoño hace algunos años. Llegué temprano a la playa de Azkorri para darme un bañito, pues tenía tres horas libres y sabía que el pico estaba funcionando. Llegué a las ocho de la mañana y en el agua sólo había un tío. El mar estaba gordito y algo movido, pero el viento sur peinaba los barrels sacando algún tubazo que daba miedo. En uno de ésos le vi entrar a Luis. Aunque no salió, el subidón de adrenalina que sentí era comparable a la sensación de haber estado yo ahí dentro. Recientemente he quedado con Luis cerca de un taller donde trabaja y he estado charlando con él un rato y barajando la posibilidad de renovar mi inexistente quiver, bajo la marca LG.

- ¿De dónde eres?.

- De Sao Paulo, concretamente de Santos, en la costa
 

 Luis García tiene su propia marca desde hace algún tiempo y shapea en otros talleres.

Su marca es LG y si os mola le podéis llamar al 607 55 67 13 o dejar un correo en Esta dirección electrónica esta protegida contra spam bots. Necesita activar JavaScript para visualizarla .

Entre los 10 primeros Luis García sortea un perrito piloto.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

- ¿Y qué haces por aquí? ¿Te marchaste de Brasil por algún motivo en especial?

- Vine en el 92. A los brasileños les gusta mucho salir fuera para probar otros sitios, Hawai, California, Europa… Y claro, para mí era mucho más fácil porque soy hijo de españoles y tengo la nacionalidad..

- ¿De dónde son tus padres?

- De Granada, emigraron a Brasil y tanto mi hermano como yo hemos nacido y crecido allí, aunque siempre hemos tenido la nacionalidad. Así que cuando tenía 20 años me cogí el pasaporte y decidí venir a la aventura. Primero estuve aquí en el País Vasco, luego me fui a Barcelona a trabajar. Más tarde fui al sur a conocer a unos familiares y me quedé por allí. Encontré trabajo en Sevilla y me quedé bastante tiempo, tres o cuatro años. En esa época me movía mucho para pillar olas en Portugal, que es donde más olas hay por esa zona, porque en Cádiz sólo hay olas durante tres o cuatro meses. Era una odisea pero merecía la pena, porque era llegar a Portugal y encontrar un surf de altísimo nivel.

- ¿Sueles viajar regularmente a Brasil?

- Al principio no salía mucho de España. Más tarde, en el 96, empecé a viajar un poco, fui a California y a México. Al volver contacté con Txema el Araña, al que conocí en Portugal. Habíamos coincidido allí muchas veces pillando olas y siempre me invitaba a venir aquí. Ese año tuve mi primer contacto largo con Euskadi, me quedé un mes entero, en febrero del 97. Me acuerdo perfectamente, hubo unas olas excelentes, fue un mes memorable. Entablé amistad con mucha gente de Algorta y empecé a conocer los picos de aquí, La Galea, Aizkorri, Meñakoz… estuve un mes pillando olas todos los días

- ¿A qué edad te marchaste de Brasil?

- Con 20 años me marché de casa.

- ¿A la aventura?

- Sí, sin saber lo que iba a pasar. Vine con ganas de intentar competir aquí, porque había competido un año en el circuito amateur de Brasil y en un momento dado pensé en competir en España, porque al tener la nacionalidad no había ningún problema. Pero luego llegué aquí la cabeza y las ideas cambiaron. Fui a Guipúzcoa y vendí un montón de cosas que había traído, material duro y tablas, y marché a conocer España. Estuve un año como un poco desconectado del surf. Después me desplacé a Sevilla por un trabajo. Tenía una novia y el trabajo me duró cuatro años. Estuve pillando olas por el sur, que era lo que había, lo más cercano.

-¿Y que tal te fue en la competición en Brasil? 

- Bien. Competí con gente famosa que estuvo en el circuito mundial. Eso fue cuando éramos chavales, tendríamos unos 18 años. Pero la competición no me iba, nunca me ha enrollado mucho. Fue un año de circuito y desistí completamente. Me veía bien, muy en forma, tenía ganas y creía que podría cosechar algo aquí, pero luego….empecé a tener problemas de columna, molestias que persisten hoy en día, motivo que no me permite surfear al 100%. Me operaron de una hernia discal en el 2001.

- ¿Qué hacías en Brasil antes de venir aparte de surfing?

-- Estaba empezando el tercer año de ingeniería pero ya estaba hasta los cojones porque no me estaba enrollando y encima estudiaba durante la noche porque durante el día trabajaba en un concesionario Volkswagen. Así estuve dos años. En el tercer año hubo un recorte de plantilla en la empresa y me echaron, entonces fue cuando me vino la idea esa. Las ganas ya las tenía, pero la decisión fue en ese momento. Dejé los estudios porque ya no podía más y ya no podía costeármelos, tenía que trabajar para estudiar por la noche, era muy sacrificado. Encima lo que más me gustaba era el surf y sólo tenía el sábado y el domingo. Ese fue el detonante para coger y decir me marcho. En dos tres meses preparé todas mis cosas y en las Olimpiadas de Barcelona más o menos me marché.

- O sea que en realidad la putada de que te echaran del curro se convirtió en una suerte.

- Eso es. No sé si ha sido el mejor camino o no, pero yo no me arrepiento de nada de lo que hice. Esa fue la razón, fue un conjunto de cosas: perder el empleo y a la vez estar hasta los cojones de estudiar algo que en realidad no me motivaba.

- Y estando en Andalucía te cansaste un poco de aquella zona y decidiste venir a Euskadi ¿no?

- Sí. Después de un viaje que hice a California y México. Iba a ir también a Hawai, pero me rompí las costillas pillando olas en México, así que volví a España. Entonces fue cuando me quedé en casa de Txema el mes ese que te he comentado. Me había recuperado de la lesión y estuve todo el mes pillando olas. Luego volví al sur y estuve ahí un tiempo, luego fui a Brasil y ya en verano volví a Euskadi y me quedé por aquí. Trabajé con El Araña, que estaba formando su taller, Impact, y con un par de brasileños más. Pero luego pasaron unas movidas y la fábrica no siguió adelante ese año. Unos meses más tarde me fui a Australia y allí estuve un año entero trabajando y pillando olas. Fui con un permiso de estudiante de seis meses con el que se suponía que no podía trabajar, y luego lo renové por otros seis meses aunque no lo agoté, estuve cuatro o cinco y me harté. A la vuelta fui a Indonesia y luego ya aquí

- ¿Dónde tuviste el accidente de las costillas en México?

- En Pascuales, en diciembre del 96. Es una ola muy buena, muy parecida a Puerto Escondido, con algunas diferencias en el take off y tal, pero son muy parecidas. Dos costillas tocadas, pero en un mes me recuperé.

- ¿Qué tal se vive en Euskadi?

- Muy bien.

- ¿Cómo ves el surf en general?

- Muy bien, yo creo que el surfing ha crecido mogollón y va a una velocidad sorprendente. Se venden muchas tablas, hay una afición impresionante, cosa que hace cinco o seis años no se notaba tanto. Se veía que evolucionaba, pero creo que las escuelas de surfing han sido la motivación para que tanta gente empiece, porque es muy fácil si tienes a alguien que te estimule y te enseñe. Esto hace que crezca mucho el deporte. El nivel está bastante alto y se vive muy bien, la gente es muy amable. la gente. También estuve en Canarias, en Bali, en el resto Indonesia, y en Australia.

- ¿Qué sitio te ha gustado más para hacer surfing?

- Para hacer surfing yo diría que lo más consistente está en Francia y Portugal. Debido a su situación geográfica, aceptan muchos más swells que la parte cántabra. Pero para vivir yo no cambiaría este lugar por ningún otro sitio. Para pillar olas, Francia en verano y Portugal todo el año, porque es una máquina de hacer olas, así como solemos decir lo mismo de Galicia.

- ¿Cómo empezaste a currar en el tema del shape?

- Pues siempre estuve en contacto con el mundo de las tablas en Brasil, me encantaba ver cómo las hacían y siempre que podía arreglaba tablas. Tenía mi pequeño espacio en el garaje de mi casa y ahí arreglaba mis propias tablas y las de mis amigos. Pero fue aquí donde realmente empecé a shapear tablas, fue en el año 2000. Hice unas pocas, luego me marché a Brasil y estuve un año fuera y no volví a tocar el tema hasta el año siguiente, que ya me metí de cabeza. Estuve shapeando en Impact, con Chris, CH…estuve en varios talleres. En mayo de 2004 empecé con mi marca, LG, y a trabajar con Homero. Me alquiló su taller, que estaba dentro de la fábrica de poliuretano, y ahí empecé a hacer mis tablas. También trabajo para otras marcas como Eucaliptus, algún taller en Asturias, Jalaica en Santander y Nano, un fabricante de longboards de Ribadesella. Y trabajé un año en Full & Cas.

- ¿Cuántas tablas tienes hechas a día de hoy?

- Pues unas 4.000 en cinco o seis años.

- ¿Cuándo se venden más tablas?

- Ahora en verano. Aquí se empieza a trabajar muy fuerte en abril y a tope hasta octubre, que ya baja mucho. En octubre y noviembre hacemos tablas más grandes para la gente que realmente surfea en invierno, y en invierno el tema se queda bastante parado. Los dos últimos veranos he estado tres o cuatro meses trabajando en Brasil, en un taller de Florianópolis que es uno de los mayores fabricantes de tablas del sur de Brasil y en DHD, que es una marca australiana, en Santos.

- ¿Cómo ves el asunto del foam ahora que ha cerrado Clark?

- Ahora hay bastantes fabricantes de corcho en España: está Txema, Homero, que ha vuelto a consolidar la fabricación de corchos, y parece que hay otro fabricante en Galicia. Con lo que se está fabricando no se llega a suplir la demanda que abastecía Clark. Pero bueno, yo creo que se está solucionando el problema porque los demás fabricantes se están repartiendo la tajada de Clark. Hay foam.

- ¿Crees que la iniciativa que tomaron contra Clark sucederá en España?

- Puede ser que pase, pero no en Euskadi o en España, sino a nivel europeo.

- ¿Hay más mambo en Brasil que aquí?

- Parecido. Se liga mucho en Brasil, pero como aquí. La diferencia entre esto y Brasil es que allí se liga en cualquier parte: en la calle, en la playa, en el supermercado…y aquí es un poco más complicado, el ligoteo es de noche, en los bares, las fiestas… Hoy he leído en el periódico una encuesta que decía que una de cada tres personas que va al gimnasio va a ligar, a relacionarse…

- ¿Qué le dirías a George Bush y qué le harías?

- ¿A George Bush? Pues que debería haber empezado a surfear hace mucho tiempo, relajarse y coger unas olitas. Después le daría un par de hostias

- ¿Cuál es tu filosofía de vida?

- Ser feliz, no hacer ningún daño a nadie, vivir el máximo tiempo posible con salud y disfrutar. No ansío poder, sólo vivir bien y disfrutar del surfing mientras mi columna me lo permita, ¡que estoy herniado hasta los cojones! Surfeo al 30%, debido a una lesión, y hay una hernia incipiente que me está molestando, así que mi filosofía es disfrutar de la salud mientras dure.

- Si no fuese surfing ¿que sería?

- … Pues no lo he pensado…igual motociclismo, me gusta mucho. Tuve moto y me gustaba ir a saltar